29/06/2016 brexit

"Escocia se gan el derecho a ser escuchada en Bruselas", afirmo Juncker

El presidente de la Comisión Europea dijo que tras la decisión del Reino Unido de salir de la Unión Europea, con la que los escoceses discrepan, "Escocia se ganó el derecho a ser escuchada en Bruselas", tal como había solicitado la ministra principal Nicola Sturgeon.

"Escucharé con atención", dijo Juncker, responsable del órgano ejecutivo y legislativo de la UE, al tiempo que garantizó "no interferir en el proceso británico", en declaraciones tras la primera reunión de los jefes de Estado y de gobierno de la UE a la que no asistió el primer ministro británico, David Cameron.

Incluso, Juncker recibirá a Sturgeon aunque volvió a aclarar que "ni Donald Tusk (presidente del Consejo Europeo) ni yo tenemos la intención de interferir en un proceso británico. Esa no es nuestra obligación ni nuestro trabajo".

Desde Bruselas, los principales líderes de la Eurocámara se mostraron hoy dispuestos a escuchar el deseo escocés en encuentros en los que Sturgeon remarcó, una y otra vez, su posición respecto al referéndum británico.

Por la mañana se entrevistó con el presidente del Parlamento Europeo (PE), Martin Schulz, en una cita calificada como "introductoria" por Sturgeon y que abrió el paso a una serie de encuentro con los líderes de las bancadas europeas.

Desde el Parlamento, según fuentes reproducidas por la agencia de noticias EFE, mostraron su "simpatía" por el pueblo escocés, pero subrayaron que el debate sobre su futuro debe producirse "primero a nivel interno".

Por parte de Los Verdes, grupo al que pertenecen los dos parlamentarios del Partido Nacionalista Escocés (SNP) de Sturgeon, su copresidente, Philippe Lamberts, dijo que "ella ha venido para que Escocia pueda tener representación en las negociaciones y esa es una posición que compartimos".

El líder de los liberales (ALDE), Guy Verhofstadt, agregó que "pase lo que pase ahora con el Reino Unido tenemos que asegurar que la cooperación entre la UE y Escocia sigue siendo óptima".

Por otra parte y consultado por su intención de renunciar, como sugieren algunas voces en la UE que lo culpan de ser responsable del Brexit, Juncker pidió "no creer en todo lo que se oiga. Recomendaría a la gente que mire de cerca mi currículum, porque si lo hacen sacarían una conclusión distinta".

Tras el traumático proceso de divorcio que los líderes del continente apuran para que calmar el caos económico y político que el Brexit generó, Tusk salió en defensa de un cuestionado Juncker y dijo que "la Comisión no es la institución políticamente responsable del resultado del referéndum sino que se trata de una responsabilidad común".

"Soy el mejor testigo de que lo que la CE preparó para las negociaciones con el Reino Unido fue más del máximo posible en el marco de nuestro Tratado, pero también de lo que era aceptable para nuestro tratado", aseguró.

Y reforzó en declaraciones a la prensa: "Juncker es la última persona que podemos acusar de ser responsable por el resultado del referéndum".