29/06/2016 cumbre

La UE advierte a Londres que deber respetar las libertades para acceder al mercado nico

Los jefes de Estado y de Gobierno de Veintisiete estados miembros advirtieron al Reino Unido que hasta su salida sólo podrá acceder al mercado único si acepta las cuatro libertades fundamentales europeas: la de las personas, los bienes, los servicios y el capital.

En una declaración conjunta adoptada en su primera reunión sin el Reino Unido y que adelantó la canciller alemana, Angela Merkel, los Veintisiete lamentan de nuevo la decisión de los británicos de abandonar la UE, pero afirman que la respetan y reiteran que hasta su salida, el Reino Unido seguirá siendo miembro de la Unión con todos los derechos y todas las obligaciones.

Y explican, además, que el artículo 50 del Tratado de Lisboa representa la base jurídica para la salida del Reino Unido y que debe ser el Ejecutivo británico el que debe notificar formalmente su activación, si bien los Veintisiete "desean que ello ocurra cuanto antes", señaló Merkel, según informa la agencia de noticias EFE.

Los mandatarios también dejan claro que antes de la notificación oficial del deseo del Reino Unido de abandonar la UE, "no puede haber negociaciones".

Por otra parte, los Veintisiete indican que el Reino Unido debe presentar sus intenciones acerca del diseño de las futuras relaciones con la UE y reiteran que el acceso al mercado único "solo se puede conceder bajo la aceptación de las cuatro libertades fundamentales".

En cuanto al proyecto europeo sin el Reino Unido, los jefes de Estado y de Gobierno afirman que están decididos a afrontar los retos del Siglo XXI, sostienen la relevancia histórica de la Unión y la necesidad de proporcionar a los ciudadanos "bienestar y seguridad".

"Hemos hablado mucho sobre los tres temas: seguridad interna y externa, protección de las fronteras exteriores y la migración y la creación de empleo, crecimiento y competitividad", dijo Merkel, con una especial atención a los jóvenes en Europa.

Los líderes acordaron abordar estas cuestiones con más profundidad en una nueva reunión informal en septiembre en Bratislava,
capital de Eslovaquia.