28/06/2016 ONU

Bolivia, Suecia, Etiopa y Kazajistn, en el Consejo de Seguridad de la ONU en 2017

La Asamblea General de la ONU eligió este martes a Bolivia, Etiopía, Kazajistán y Suecia como nuevos miembros no permanentes del Consejo de Seguridad, espacio que ocupará en el máximo órgano de decisión de la organización desde el próximo año.

Según el acuerdo, Italia formaría parte del Consejo de Seguridad en 2017 y Holanda lo haría en 2018, siempre que la fórmula sea aceptada por los miembros del grupo regional de Europa y otros países, que se pronunciarán mañana.

Por Sudamérica, Bolivia reemplazará a Venezuela en el Consejo de Seguridad tras obtener el respaldo de 183 de los 193 Estados miembros de la Asamblea General en la primera ronda de votaciones celebrada hoy, puesto que ocupará a partir de enero próximo.

Por África, Etiopía obtuvo los votos suficientes para reemplazar a Angola, así como Suecia -que competía con Holanda e Italia- que reemplaza a España por Europa, informó la agencia de noticias EFE.

Kazajistán fue elegido hoy por primera vez como miembro no permanente del Consejo de Seguridad de la ONU.

La candidatura kazaja, que se enfrentaba a la de Tailandia por una plaza reservada para la región de Asia-Pacífico, obtuvo la mayoría necesaria en una segunda ronda de votaciones en la Asamblea General.

Kazajistán recibió finalmente el respaldo de 138 de los 193 miembros de la Asamblea, mientras que Tailandia obtuvo 55 votos.

El país asiático entrará en el Consejo de Seguridad el próximo enero junto a Bolivia, Etiopía y Suecia, elegidos en la primera ronda.

Con la excepción de Kazajistán, todos los aspirantes fueron miembros no permanentes del Consejo de Seguridad, con países como Italia, que han pasado hasta en seis ocasiones por este órgano.

Kazajistán se convirtió ahora en la primera antigua república soviética de Asia Central que ocupa este puesto.

Entre los argumentos kazajos destaca su liderazgo en materia de seguridad nuclear, tras haber desmantelado su gran arsenal atómico después del colapso de la Unión Soviética y como impulsor de una Zona Libre de Armas Nucleares en Asia Central.

Bolivia regresará al Consejo de Seguridad por primera vez desde el bienio 1978-1979 y tras haber sido miembro no permanente también entre 1964 y 1965.

La candidatura boliviana no tenía oposición dentro del grupo de Latinoamérica y el Caribe, cuyos países han pactado durante los últimos años acudir con una sola opción a la Asamblea General.

Lo mismo ocurría con Etiopía en África, mientras que las elecciones sí eran competidas en la plaza disponible para Asia-Pacífico y las dos abiertas en el grupo de Europa Occidental y otros países.

Los cinco nuevos miembros ocuparán los asientos que dejarán a final de año España, Venezuela, Nueva Zelanda, Malasia y Angola.

El Consejo de Seguridad tiene 15 miembros, 10 de ellos no permanentes con mandatos de dos años y 5 fijos y con derecho de veto: Estados Unidos, Rusia, China, Francia y el Reino Unido.

Junto a los nuevos miembros, a lo largo de 2017 se sentarán en el Consejo Egipto, Japón, Senegal, Ucrania y Uruguay, elegidos el pasado año.

Este año, las elecciones al Consejo de Seguridad se celebran por primera vez en junio, un adelanto de varios meses con respecto a la práctica habitual, con el fin de dar más tiempo a los nuevos miembros para prepararse.